estamos en construcción


ANTONIO MATEOS MARTÍN DE RODRIGO


...............

LA
PALABRA

“EXTREMADURA”
(Historia, crítica etimológica e historiográfica y restitución de su significado).


(refundación de la teoría de las “extremaduras”, inicialmente “zonas de pasto”, situadas en las primeras fronteras cristiano-musulmanas y, a partir de Nebrija, “invernaderos”, en base, además, a la triple división del territorio de los reinos cristianos que dedicaban los “extremos” de sus poblaciones al pasto de los ganados y que generalizaron la denominación al mejor y mayor grupo de zonas de pasto, las actuales Extremaduras hispano-portuguesas, situadas sobre los invernaderos musulmanes, objetivo estratégico de la Reconquista según los resultados del estado actual de la historiografía medieval).


MI TIEMPO YA TIENE SU PALABRA
El tiempo trae palabras en las manos,
deseo vertical, y trae respuestas
donde se van pudriendo los olvidos,
...
Hay que esperar que el tiempo
se deshaga en el barro y que madure
la simiente enterrada ( ... ).
Mena Cantero, Francisco.

Depósito Legal. BA-19-04.

miércoles, 23 de enero de 2008

TEORÍA DE LA PALABRA “EXTREMADURA” COMO “FRONTERA”. ETIMOLOGÍA.

Según Martínez Diez Jiménez de Rada popularizó, a partir del siglo XII, la desacertado significación de la palabra “extremadura” como “extrema Dorii” o los “extremos del Duero”[1]. Basa Martínez Diez su aparato crítico en la documentación que le da a la palabra “extremadura” y sus precedentes la significación de “frontera”: “Pero un examen más detallado de la documentación y crónicas medievales convierte esta interpretación en totalmente insostenible y nos descubre en ella un artificioso cultismo de finales del siglo XII que latiniza así un vocablo vulgar “Extrematura” o “Extremadura”, abstracto derivado de extremo, del mismo que raspadura, matadura, andadura, y demás vocablos formados con el sufijo dura derivan de sus respectivas raíces ”[2]. Para Martínez Diez la palabra "Extremadura" se deriva de la latina “extremum” tomada como “frontera”: “La palabra Extremo para designar las tierras fronterizas o límites del reino la encontramos ya en Castilla en el siglo IX; así en la “Crónica Albeldense” al referir el ataque musulmán del año anterior, designa a Pancorbo como los Extremos de Castilla”[3] .
N. B La “Crónica Albeldense” es leonesa y en el 893 Castilla era un condado del Reino de León: “El nombre de Castilla - escribe García-Borrón - nos dice Baldinger, surge a finales del siglo VIII, designando la zona próxima a Burgos, al sur de la cordillera Cantábrica, fortificada por castillos entre el 750 y el 770; y a mediados del siglo IX se extiende al condado que se estaba formando. De los territorios cristianos del norte, sólo Castilla estaba expuesta ante la cordillera protectora, teniendo que defender dos calzadas romanas, dos puertas hacia el terreno montañoso del norte. Castilla, en el VIII, era un territorio expuesto y fronterizo de León; desde el X, no sólo se opuso a León, que se consideraba continuador del viejo imperio visigodo, sino que se convirtió en la primera fuerza de la reconquista ”[4].

Con Martínez Díez viene a coincidir, según Ariza Vigueras, la generalidad de los historiadores: “La más reciente, y la que tiene más predicamento entre los historiadores es la que considera que el nombre viene de EXTREMOS, con el significado de “frontera”, más la terminación dura- como en español cabalgadura, andadura, etc.-” [5]

Palacios Martín amplía el uso del término “extremadura” y similares a los restantes reinos de la Península Ibérica: “ ... las “Extremaduras” fueron un hecho común a todos los reinos y territorios hispánicos de la reconquista, y que todos ellos usaron términos similares como extremo, extremadura, estremadoiro, estrems, etc., para significarías, tal como aparece reflejado en la documentación y en la toponimia” [6]. A su vez Marsá asocia la denominación de “extremadura” a la de “marca” o frontera catalana[7].

Esta asociación entre “extremadura” y “frontera”, aunque el autor entienda por “extremadura” los “extremos del Duero” - V.G. Moxó[8] - les lleva a ver “extremaduras”, incluso, en el Reino de Aragón[9] .