estamos en construcción


ANTONIO MATEOS MARTÍN DE RODRIGO


...............

LA
PALABRA

“EXTREMADURA”
(Historia, crítica etimológica e historiográfica y restitución de su significado).


(refundación de la teoría de las “extremaduras”, inicialmente “zonas de pasto”, situadas en las primeras fronteras cristiano-musulmanas y, a partir de Nebrija, “invernaderos”, en base, además, a la triple división del territorio de los reinos cristianos que dedicaban los “extremos” de sus poblaciones al pasto de los ganados y que generalizaron la denominación al mejor y mayor grupo de zonas de pasto, las actuales Extremaduras hispano-portuguesas, situadas sobre los invernaderos musulmanes, objetivo estratégico de la Reconquista según los resultados del estado actual de la historiografía medieval).


MI TIEMPO YA TIENE SU PALABRA
El tiempo trae palabras en las manos,
deseo vertical, y trae respuestas
donde se van pudriendo los olvidos,
...
Hay que esperar que el tiempo
se deshaga en el barro y que madure
la simiente enterrada ( ... ).
Mena Cantero, Francisco.

Depósito Legal. BA-19-04.

miércoles, 23 de enero de 2008

1. EL TEXTO UTILIZADO POR MARTÍNEZ DÍEZ.

Dice Martínez Diez que “La palabra Extremo para designar las tierras fronterizas o límites del reino ( de León ) la encontramos ya en Castilla ( uno de sus condados ) en el siglo IX; así en “La Crónica Albeldense ” , escrita el año 893 (insistimos, por un clérigo leonés), al referir el ataque musulmán del año anterior, designa a Pancorbo como los Extremos de Castilla (2): “E .S. 13 ,457 : “ ...ipsa quoque hostis in extremis Castellae veniens ad Castrum, cui Ponte Corbum nomen est... ” [1].

En principio creemos que Martínez Diez parte de una traducción equivocada de “La Crónica Albeldense ” que le hace llegar a conclusiones erróneas; según nuestra versión al castellano del texto latino utilizado por Martínez Diez los "extremos" de Castilla estaban más allá del castillo de Pancorbo: “Precisamente también los enemigos vinieron desde los extremos de Castilla hasta el castillo cuyo nombre es Ponte Corvo...”.

Así pues Pancorbo no estaba situado en la “frontera” o “in extremum” de Castilla, utilizando su propia terminología. Además en el siglo IX las incursiones musulmanas en los territorios ocupados por los cristianos no trazaban fronteras; su finalidad, sobre todo en Castilla, era la de raziarlos.

Riu Riu sitúa Pancorbo tras la “línea” fronteriza ya entre los años 850 y 880[2] .

Un análisis posterior del texto original de la “Crónica Albeldense” nos confirma a través de un texto afín que Pancorbo no se encontraba en los límites de Castilla : “Deinde ad terminos Castellae, in Pontecurbo castro peruenit, ibique sua voluntate pugnare cepit, sed tertio die uictus ualde inde recedit ”[3] : “Después de(o desde los) los términos de Castilla al castillo de Pontecorbo llegó ...”.